Técnicas de maestría. Las técnicas de maestría se utilizan como una forma de amor, como una forma de respeto hacia las demás personas. No todas las personas tienen las mismas informaciones, las mismas comprensiones, el mismo desarrollo espiritual… sino que simultáneamente estamos mezclados seres de diferentes niveles de evolución, diferentes niveles de comprensión, de diferentes niveles de facultades.

Estas relaciones entre unos y otros, cuando hay diferencias grandes, a veces tienen algunas dificultades, dificultades que se pueden obviar desde la relación de la persona que tiene una mayor sabiduría con el que tiene una menor sabiduría. Para el que tiene mayor sabiduría no es muy difícil comprender al que tiene menor sabiduría; al revés es muy complicado, porque la persona con menor sabiduría no puede comprender ni a uno que esté igual a él, ni a uno que esté por encima de él, no puede verlo porque no tiene herramientas para eso.

Por eso las interpretaciones equivocadas que podemos elaborar acerca de un comportamiento de amor son muy usuales y normales. Para nuestra estructura egoíca, para nuestro proceso de nuestro sistema de creencias cultural, es bastante complicado tratar de entender un comportamiento de amor.

respetar la experiencia Nuestros hermanos superiores son seres supremamente amorosos, tienen unas estructuras de civilización muy superiores a las nuestras donde ya no se manifiestan ninguno de los problemas o patologías sociales que nosotros tenemos, sin embargo para nuestra cultura, para nuestras creencias es difícil de comprender. Por eso no se dejan ver, porque saben que nosotros hacemos malas interpretaciones de eso y por supuesto que cuando alguien con un mayor nivel de desarrollo espiritual y de comprensión nos visita, él necesita usar técnicas de maestría para que no nos sintamos mal. Vamos a estudiar eso en esta entrada del blog.

La realidad de un suceso no es verdad, ni mentira, un suceso en sí mismo es algo absolutamente neutro, un suceso no es bueno, ni malo, un suceso no es la verdad, ni es una mentira, un suceso es una realidad presente en un momento dado, cuya situación es absolutamente neutra. Nuestra mente la vuelve positiva o negativa, buena o mala… eso lo hace la mente.

Vamos a hablar de LA VERDAD. Tenemos muy confundida la verdad, cuando alguien dice esta frase no ha comprendido de qué se trata: es que la verdad hay que decirla cueste lo que cueste. Cuando alguien expresa esa frase yo diría que está expresando más ignorancia que sabiduría. Cuando alguien dice: hay que contar la verdad, como puede decir por ejemplo cuando alguien da noticias de estas que llamamos amarillistas, y dicen “esa es la verdad” entonces esa persona está totalmente equivocada, esa no es la verdad, esa es la realidad, la verdad es otra cosa.

No hemos comprendido bien esa diferencia y por eso en nuestra mente se nos vuelve un conflicto que nos dijeran que decir mentiras es respetar la experiencia malo, es que nadie está hablando de decir mentiras, estamos hablando de la verdad. Lo que pasa es que no hemos comprendido el profundo significado de la verdad y por eso aquella frase del maestro Jesús: “conoced la verdad y la verdad os hará libres”, sigue sin comprenderse, porque no tenemos una noción clara del significado profundo de la verdad, creemos que la verdad es una realidad, y la verdad no es una realidad, la verdad es otra cosa.

Empecemos por decir que “la verdad os hará libres de toda angustia, de todo sufrimiento, de todo conflicto, de todo temor… nos hará libres inclusive de la temporalidad del cuerpo, de la mente… nos liberará totalmente de todo” la verdad nos lleva directamente al Padre, nos lleva al amor, nos lleva a fusionarnos con el centro del universo.

Entonces la pregunta es: si la verdad hace eso, ¿qué es la verdad? Necesitamos tener mucho más claro la concepción de la verdad, así como estamos buscando que tengamos una concepción mucho más clara de la divinidad, una concepción más clara de eso que llamamos Dios, también la necesitamos de la verdad, porque la verdad es la esencia misma del amor.

Vamos a empezar a decir algo para acercarnos a esta entrada: la verdad os hará libres (y no la realidad). La realidad no nos hace libres. Ahí hay un coche estrellado con tres muertos dentro, eso es un suceso real, si yo voy y narro ese suceso real, tal cual es el suceso como lo estoy viendo con mis ojos físicos, para muchos eso significa que yo estoy diciendo la verdad, eso significa que lo que yo estoy comunicando a las personas es la verdad porque estoy narrando un hecho, una realidad… pero la verdad es otra cosa totalmente diferente, no la vayas a confundir por favor.

respetar la experiencia Vamos a incursionar un poquito en esta entrada de la verdad para poder entender el significado de lo que llamamos una técnica de maestría. Vamos a entender la verdad verdadera y no la creencia falsa.

Empecemos por decir que dar información es una técnica que requiere sabiduría, dar información no es simplemente saber hablar. Una cosa es conocer el lenguaje y otra cosa diferente es saber comunicar. Hay algo que llamamos el parámetro fundamental de la comunicación de la verdad: no des a nadie información que no pueda manejar porque podría causar graves daños a los demás.

Empecemos por decir algo: un propósito de amor ¿será aquello que tiene el propósito de causarle daños, conflictos, miedos, angustias, problemas… a alguien?, ¿eso es un propósito de amor? eso no es un propósito de amor. ¿Cómo defines tú un propósito de amor en sí mismo?: es el propósito que deja paz, que deja armonía, que permite una comprensión, que facilita una aceptación de algo; eso es un proceso de amor.

Por eso observa esta frase: un maestro jamás dice algo que no deje paz y armonía en quien lo escuche. Significa que el maestro comunica la verdad, el maestro no narra un hecho, el maestro no dice la realidad de un suceso, el maestro comunica la verdad. La verdad no es relativa ni absoluta, la verdad es algo que puede ser parcial, puede ser total y puede ser que una persona tiene una porción de la verdad de algo y otro tiene otra porción de la verdad de otra cosa, aparecerían dos verdades distintas; no son dos verdades distintas, son verdades acerca de lo mismo, pero verdades incompletas, es parcial.

Los hechos y las realidades son una cosa totalmente diferente a la verdad. Lo verdadero y lo falso son conceptuales en mi menterespetar la experiencia si yo no he verificado algo que es la connotación de la verdad. VERDAD, AMOR es algo muy simple; es aquello que siempre funciona bien, cuyo resultado externo es un funcionamiento armónico y perfecto y cuyo resultado interior es un resultado de paz y de armonía; ahí podemos hablar de la verdad.

Mientras no se dan esas situaciones tanto externas como internas que nos permitan evidenciar la presencia de la verdad, estamos hablando de alguna de estas dos cosas:

  • De la falsedad de nuestras creencias.
  • De la narración ignorante de un hecho.

Que son dos cosas diferentes. Fíjate que la técnica de maestría está sustentada en un principio sencillo del universo. Mientras mi mente no ha hecho claridad de qué significa la técnica de maestría, entonces yo me siento mal si la voy a usar, es más, no soy capaz de usarla, se me bloquea la mente para usarla y entonces me comporto como un ignorante porque no puedo desbloquear la mente al amor.

Estamos haciendo una descripción Psicológica Transpersonal de la verdad, lo mismo que hacemos una descripción de amor. ¿Qué es amor? AMOR es algo que en primera instancia es totalmente neutro, no lleva carga energética alguna. Como no lleva carga energética es algo que es capaz de aceptar todo cuanto sucede y es algo ante lo cual no puedes ofrecerle ninguna resistencia, ni le hace resistencia a nada, lo único que hace resistencia es aquello que lleva cargas o positivas o negativas; entonces se producen confrontaciones, pero el amor no produce confrontación alguna, porque el amor es neutro.

La verdad es amor, si no lleva ese componente de neutralidad no es verdad ni es amor, por eso hacemos una diferenciación clara: la respetar la experiencia realidad, los hechos y los sucesos son una cosa totalmente diferente a la verdad. Yo bien puedo narrar un suceso tal cual sucedió, pero no estoy narrando la verdad, estoy describiendo el suceso, estoy haciendo una descripción de un hecho, la verdad no tiene nada que ver con esa descripción, esa descripción puede ser ignorante o puede ser sabia acerca del mismo hecho; depende de cómo la hago. Ahí es donde empieza la técnica de maestría. Describir un hecho es una cosa, describirlo mal o describirlo bien, describirlo con ignorancia o describirlo con sabiduría, eso ya son cosas diferentes.

Por eso te digo que comunicación es todo un arte, es un arte que necesitamos desarrollar. Todos sabemos hablar sin excepción, muy pocas personas saben comunicar. Comunicar es un arte, necesitaremos aprenderlo, pero el arte de comunicar la verdad. Como todo arte, el arte es una virtud que se desarrolla a través de un trabajo interno, lo mismo que el reconocimiento del amor. El amor, el arte, las virtudes, la comprensión… no se dan espontáneamente, necesitan de nuestro trabajo consciente, permanente, con herramientas… para lograrlo. Estas técnicas de maestría las entrenamos en los Talleres de Psicología Transpersonal, que periódicamente iniciamos en la Asociación de Psicología Transpersonal Cajal. Un artista necesita entrenamiento, bastante entrenamiento. Un artista en cualquier arte; llámese música, pintura, escultura, arquitectura, mecánica, medicina… un artista necesita entrenamiento.

Como la comunicación es un arte, todo arte requiere un entrenamiento, no vamos a volvernos artistas sin entrenamiento, de eso si podríamos olvidarnos. ¿Tú crees que Fernando Alonso que es un artista del volante, logró eso sin entrenamiento? tenía la vocación, pero ha tenido mucho entrenamiento. ¿Tú crees que un médico que es un artista para hacer una operación quirúrgica o para hacer una cirugía plástica y reconstruir algo… por más que tuvo la vocación de médico, tuvo que hacer entrenamiento o no? claro que tuvo que hacer un entrenamiento, eso no es espontáneo. En esto de la comunicación es lo mismo.

Vamos a empezar a trabajar con esto si ya entendiste la primera definición de verdad. Vamos a hacer un ejercicio:respetar la experiencia

  1. ¿Cómo puedes informar con sabiduría (recuerda que la verdad requiere sabiduría) acerca de tus decisiones? Tú tomas decisiones, porque todos las tomamos. En las decisiones los seres humanos somos 100% libres, yo puedo decidir y siempre decidiré acertada o equivocadamente, tengo derecho a eso. Pero cada vez que yo tomo una decisión, yo necesitaré informarle a alguien o a algo acerca de mi decisión, ¿cómo lo hago con sabiduría?
  2. ¿Cómo informarías acerca de situaciones personales tuyas? Por ejemplo, (vamos a poner un ejemplo dramático): una persona que es el padre de familia, que es el eje del sustento del hogar, que es el único que tiene ingresos en ese hogar, que tiene niños pequeños, una esposa que no trabaja, que está totalmente dedicada al hogar, que están pagando su piso y su coche por una hipoteca. Resulta que va al médico y el médico le dice a este personaje: a Ud. le quedan 6 meses de vida. ¿Cómo informa de esa situación personal a sus seres queridos? es un ejemplo dramático, pero es para que tú pienses. ¿Te estás dando cuenta de que la verdad es un arte?
  3. ¿Cómo informarías acerca de circunstancias difíciles?, ¿Cómo le informas eso a otras personas? estamos hablando de informar con sabiduría, no de narrar hechos.
  4. ¿Cómo informarías con sabiduría acerca de sucesos desagradables? Tú puedes inventarte cualquier cosa acerca de esto, solamente es cómo lo harías. Las situaciones pueden ser personales.

Te voy a invitar a que dediques unos minutos para encontrar unas respuestas de sabiduría a estas cuatros preguntas. Apóyate en esta frase: “un maestro jamás dice algo que no deja paz y armonía, aun cuando la situación parezca dramática”. Ese es el arte, estamos en busca del arte.

respetar la experiencia ¿A ti te gustaría llegar a la maestría?, ¿qué es la maestría? la maestría es un arte; para que alguien te diga: Ud. es un mago, Ud. es un maestro… para que te digan cualquier cosa de estas es porque eres artista en algo, esto no se consigue sin trabajar, estamos trabajando el desarrollo espiritual.

Nosotros todos los días estamos tomando decisiones y esas decisiones tienen relación a veces con algunas personas y otras veces no, otras veces son decisiones que solo tienen relación con cuestiones materiales y conmigo. Entonces, vamos a decir algo muy sencillo, para que esto sea fácil para ti: si mis decisiones no tienen que ver con personas, sino por ejemplo, yo decidí irme a pasear al parque de María Luisa, no tengo que comunicar eso a nadie porque estoy viviendo solo. Si tengo relación con personas y mis decisiones tienen que ver con ellos, entonces necesito informarles a las personas con las que tiene relación mi decisión, a nadie más.

La primera técnica de maestría es muy sencilla, esta técnica la utilizan los maestros con una sabiduría muy profunda: “NADIE TIENE PORQUÉ SABER LO QUE NO NECESITA”, porque estar dando información que no necesitan a las personas es un vicio. Eso ya se vuelve cotilleo. Entonces, si tú vas a informar acerca de tus decisiones, si tus decisiones tienen relación con alguien que necesita saberlo, a esas personas les comunicas tus decisiones, y comunicarlas con amor y con sabiduría, a nadie más. Es fácil ¿verdad? Estar contando decisiones que tú tomas a personas que no tienen nada que ver con ellas es falta de maestría, porque nos acostumbramos a eso y ahí es donde empezamos a equivocarnos.

¿Cómo puedes informar con sabiduría acerca de tus decisiones? ¿Cómo le comunica una persona a su pareja con la que está casada y con hijos que se ha enamorado de otra persona? Sabemos algo que es parte de la naturaleza humana: que existen lasrespetar la experiencia compatibilidades genéticas entre muchas personas, y que las compatibilidades genéticas en cualquier momento pueden producir una reacción bioquímica interna, que dé como resultado la química (un enamoramiento), eso no tiene ningún problema.

Necesitamos ir más atrás de eso: ¿qué piensa hacer la persona con eso? la situación a resolver es esa. Entonces, vamos a tomar dos opciones:

  1. Que la persona se enamoró pero no piensa hacer nada con eso, simplemente se enamoró. ¿A quién le interesa saber eso? a nadie, porque no estoy decidiendo hacer nada con eso, simplemente eso es un evento en la vida de un ser humano como cualquier otro. Si tú no has pensado hacer nada con eso, no tienes que contarle ni siquiera a la persona de la cual te enamoraste porque no has pensado hacer nada con eso, ni a ninguna otra persona, porque a las personas no les interesa para nada lo que en tu interior esté sucediendo, este es un asunto tuyo. Tú lo manejas y te lo disfrutas solito y punto. Si esa es la situación.
  2. Si has pensado hacer algo con eso, entonces ahí si viene la necesidad de que yo estoy tomando una decisión al respecto de esto que estoy sintiendo. Entonces estoy decidiendo hacer algo. Obviamente si decido hacer algo eso implica que yo informe a quien corresponda informar. Si he decidido hacer algo con eso habría como mínimo dos personas a las que tendrías que informarle. Fíjate bien que lo que hago con las decisiones depende de hacia dónde están dirigidas mis decisiones.

Ahí viene el asunto, si decides informarlo…. ¿cómo se hace? Entonces viene nuevamente otra evaluación de la sabiduría: tú vas a evaluar a las personas que posiblemente recibirían la información si decidieras darla, y vas a evaluar qué capacidad de manejo tienen de esa información; si tienen capacidad o si no la tienen; y si sí tienen capacidad, ¿cuánta? eso es lo que evalúo primero de la persona.

De la persona de la cual te enamoraste tendrías que evaluar las siguientes cosas: primero sería importante saber si existe la posibilidad de que exista una media relación o no, ¿sino para qué vas a decir nada? Si sí existiera y fuera esa tu decisión, podrías respetar la experiencia informarle a esa primera persona. En el caso de la segunda persona (hablemos ya en el caso de la pareja) tendrías que evaluar si el hecho de que tú le informes y lo que le informas, es manejable o no.

Por ejemplo este tipo de información: la persona dice (aunque no sería necesario) mira, me siento enamorado de una persona pero no he pensado hacer nada con eso, solamente quería decírtelo. Eso no deja paz y armonía, entonces si tú evalúas que la otra persona no puede manejar esa información, yo no se lo diría a nadie. Muy pocas personas la manejan. Si la otra persona sí la maneja te respondería esto: -me parece maravilloso, extraordinario, ese es un evento normal de todos los seres humanos, disfrútalo, por mí no hay ningún problema. Esa sería que la persona sí maneja.

Por eso estamos diciendo que si tu decisión es no hacer nada con eso, ¿para qué lo vas a decir? Si tu decisión si es hacer algo con eso y tú sabes que la pareja no va a poder manejar eso, entonces tu decisión implica un resultado; un resultado de conflictos… un resultado que tendrías que saber. Si estuvieras ya dispuesto a no continuar esa relación de pareja, si esa fuera la razón, entonces la información sería otra, la información no sería de que me enamoré o no (porque esa no es la que importa) lo importante es por qué razón no desearía continuar una relación, porque sería donde iría a concluir eso.

Si la persona ya tomó la decisión (eso sería lo que implicaría) desde una evaluación de que la otra persona no maneja la información, el resultado sería sencillamente que aquí va a haber una separación. Entonces, no vamos a meter a una 3ª persona en algo que no le corresponde, porque esa situación no es de la 3ª persona, esa situación es de los otros dos. No vayas a meter a nadie más de al que le interesa la información. Por supuesto que a estos también les interesa la información, pero no necesitan saberlo.

Entonces, ¿cómo se informaría con la verdad? La persona tendría que informar esto: -lo más importante que hay para mírespetar la experiencia precisamente eres tú y son nuestros niños, es lo más importante que hay. Y como vosotros sois tan importantes para mí, yo aspiro a que seáis siempre felices, abundantes… todo este tipo de situaciones. Sin embargo, yo ahora considero que no estoy en capacidad de apoyaros, por lo tanto espero que podáis contar con otro tipo de apoyo (indirecto), pero igual vosotros siempre tenéis lo necesario para ser felices.

Esto es más o menos lo mismo que cuando alguien se va a morir, porque si alguien se va a morir ¿qué tendría que decir alguien que tiene sus días contados?, ¿qué les dice a las otras personas? tendrá que decirles que tengan en cuenta que en el universo todo ser viviente siempre tiene lo necesario para sus necesidades y para ser feliz; que los seres vivientes no dependemos los unos de los otros, sino que el universo siempre nos proporciona lo necesario.

Les contamos algunos ejemplos como el del niño que lo dejaron en una esquina y alguien lo recogió y fue una persona feliz en toda su vida y no necesitó de nadie más… empezamos a maquillar la información para que sea comprensible y aceptable, porque nadie tiene porqué depender de mi para su estabilidad, ni para ser feliz, yo puedo estar como puedo no estar, como cualquier otro ser humano y que la felicidad y la estabilidad de esa persona no tiene porqué depender de que yo esté o de que yo no esté, no tiene porqué depender de eso.

Eso sería lo primero que yo tendría que informar antes de decir la información final: que no voy a estar. Entonces, la información en este tipo de casos es la misma situación en que la persona no va a estar. No importa si no va a estar porque va a dejar su vestido físico o simplemente porque su vestido se va para otro lado.

¿Qué pasa cuando es inevitable que alguien se vaya a morir? yo tengo que informar que alguien se va a morir, pero es muy distinto llamar a una persona y a unos niños pequeños y decirles: mira, tu padre (o tu madre) ya no va a estar más contigo, nunca más, y por supuesto, llénate de fuerza y de valor interno… esta es la situación que no es la apropiada, necesito empezar por decir otras cosas totalmente diferentes: en el universo todos los seres que nacen constantemente, desde el mismo instante de su nacimiento tienen asignados ángeles para su apoyo y maestros para sus guías. No existe un solo ser humano que no tenga siempre lo necesario para respetar la experiencia su vida y para ser feliz; en algunas ocasiones nuestra vida la compartimos con algunas personas y en otras ocasiones con otras personas… no siempre son las mismas, pero siempre habrá gente con quien compartir.

Yo estoy adornando con la verdad una situación que luego voy a informar; estoy preparando a la persona para comprender una situación que es inevitable y la estoy preparando para que la pueda aceptar y minimizar un impacto negativo sobre esa persona. Esa es la información de sabiduría.

Tú puedes informar con la verdad, con la sabiduría, pero no puedes evitar el destino, eso es otra cosa. El hecho de que yo diga la verdad no significa que yo evite el destino, porque igual yo le puedo decir a una persona lo maravilloso que es el proceso de la muerte (desde la verdad), eso no significa que la persona tenga la capacidad de comprenderlo, ni significa que yo pueda trascender el destino de él si él necesita sufrir ante ese evento; pero eso no implica que yo no diga la verdad. Yo digo la verdad así él no la comprenda, así no sea parte de su destino no sufrir, pero le digo la verdad, no le digo el hecho, sino la verdad. La verdad es un hecho maravilloso, que la persona lo pueda ver o no, ya no depende de quién comunica la verdad, porque si es un aspecto inmutable de comunicar… ¿cómo no le comunicas a alguien que alguien se murió?

En la segunda: ¿Cómo informarías acerca de situaciones personales tuyas? Comunicarlas amorosamente y únicamente a quién necesita saberlas.

¿Cómo informarías acerca de circunstancias difíciles? Circunstancias difíciles es cuando hay una serie de errores que llevan a una crisis cualquiera, en cualquier campo. ¿Cómo se comunica eso? me gustaría que tú pensaras en algo que vamos a seguir profundizando, frente a una situación difícil, ¿qué te parece mejor?: culpable o error.

Si hay una situación difícil hay algo que es obvio, evidente… hay un error, porque donde no hay errores, no hay situaciones difíciles. Hayrespetar la experiencia un error, ¿cómo se manejará mejor desde información? vamos a buscar el culpable o vamos a aprender del error… ¿cuál te parece mejor? Aquí es donde empieza la sabiduría; error significa aprender algo, mientras que si yo llego a tomar el camino del culpable, eso significa castigo.

Ante una circunstancia difícil, para comunicar/informar amorosamente, vamos a hacer una pregunta muy sencilla ahora. En el caso de informar de la muerte de un hijo a sus padres, que es una situación que tiene un nivel de dificultad en cuanto a informarlo, entonces siempre habrá necesidad de hacer primero lo previo, que llamamos la verdad.

¿Qué significa la verdad? que un niño pequeño haya dejado su vestido. Tendríamos que informarles a esos padres del hermoso significado de la muerte para informarles la verdad. Tendríamos que informarles que cualquier persona puede haber cumplido su misión o etapa de vida a cualquier edad; algunos los cumplen a los 90 años, otros a los 50, otros a los 15 años y otros a los 3 meses de nacidos. El tiempo que dura la función o misión de un ser humano no está determinada por nuestros conceptos culturales de si aprovechó o no aprovechó la vida porque no depende de eso, depende de otras circunstancias del universo.

En cualquier momento en que una persona necesita abandonar su vestido y su espíritu inmortal trascender nuevamente, eso es un evento maravilloso, eso es lo que yo tendría que informarle a esos padres. Después de haber informado la verdad, simplemente diría: tu hijo está pasando ahora por una experiencia maravillosa, y vosotros también, en la medida de que estáis haciendo el ejercicio del desapego, de la comprensión, de la aceptación y del amor; y él está trascendiendo hacia un nuevo diseño de destino cada vez mejor. Esa es la verdad, puede ser que la verdad no sea comprendida por quién la escucha, pero ya no depende de quién la comunica.

Supongamos que un niño ya murió pero que la otra persona no lo sabe y necesitas llamarlo para decírselo y buscas la forma de que el impacto no sea tan directo. Entonces tendrás que llamarlo y decirle esto: mira, me gustaría que pensaras en regresar pronto porque uno de tus hijos ha estado un poco enfermo. Es decir, que la información que tú das depende de la capacidad de manejo que la otra persona tenga. Si tú le vas a comunicar a un maestro que alguien se murió, no necesitas maquillar nada… llamas al maestro y le dices: mire, lo respetar la experiencia llamaba para comunicarle que fulan@ acaba de trascender y dejó su vestido. El maestro te dirá: maravilloso.

Pero si se trata de una persona que no maneja información, hay que facilitar la comprensión de que no existen los culpables… cuando ha habido un error, entonces vamos a decirlo de esta manera: hay una circunstancia que se ha presentado, que nos va a permitir aprender cosas maravillosas (esa es la verdad). Cuando decimos “hay una circunstancia que nos va a permitir aprender cosas maravillosas” es obvio de que estamos hablando de que se ha cometido un error, pero la forma de comunicarla es esa: algo que nos va a permitir aprender.

Cuando alguien comete un error, o cuando hay un error, es totalmente inapropiado desde comunicación decir quién es el culpable. Siempre se va a hacer esta pregunta: ¿qué aprendemos de esto? Culpables no existen, algún día vamos a comprender que el culpable no existe, pero mientras aprendemos eso, por lo menos en comunicación di esto: ¿qué aprendemos de lo que ha sucedido? Jamás vamos a decir… “tú hiciste o tú dejaste de hacer”… no, ¿qué aprendemos de esto?, esa es la forma de manejar con sabiduría una circunstancia que tiene dificultad.

Toda dificultad representa una oportunidad de aprendizaje, y eso es lo que vamos a buscar: ¿qué aprendimos? porque eso que aprendimos es valioso y ahí es donde está la verdad, la verdad es que todo suceso es una forma de aprender y aprender es lo que nos lleva cada vez más a desarrollarnos espiritualmente. Espero que esta primera parte del ejercicio nos sirva para entender de qué se trata una técnica de maestría.

Vamos a hacer unas reflexiones sencillas: Los sucesos y las experiencias son reales, la verdad es la comprensión del suceso y de la experiencia. ¿Te das cuenta que son dos cosas? La ignorancia es la no comprensión del suceso y de la experiencia; cuando yo no respetar la experiencia comprendo el suceso, ni la experiencia, ni lo que aprendo de eso, estoy mirando el suceso desde mi ignorancia; entonces lo veo como algo lamentable, lo veo como drama, lo veo como tragedia… pero ese es mi problema personal.

Entonces, la verdad siempre será una comprensión. La comprensión es algo que elimina totalmente el sufrimiento. El sufrimiento solo tiene una razón de ser: la incomprensión. La incomprensión no nos permite aceptar un hecho y eso conecta inmediatamente un gran sufrimiento. Si yo puedo aceptar un hecho no hay sufrimiento, pero para que yo pueda aceptar un hecho necesito haberlo comprendido primero.

Entonces, ¿cuál es la verdad? la verdad no es el suceso, la verdad es la comprensión acerca del suceso. Entonces, las técnicas de maestría consisten en comunicar la verdad. Por supuesto esto es un arte, aprender a comunicar la verdad implica tener sabiduría, porque tú puedes tratar de disfrazar la cosa aun sin tener sabiduría.

Las técnicas de maestría son muy sencillas:

  • Comunico la realidad con ignorancia tal cual sucede. Ese es el «amarillismo». Esa no es la verdad, esa es la realidad.
  • Comunico la verdad acerca de la realidad, doy la información que el otro pueda manejar. Tampoco se trata de ocultar los hechos, porque eso es igual de ignorante. Si es necesario ocultarlo porque el otro no necesita saberlo, no le va a pasar nada por no saberlo, no lo va a saber y no hay forma de que lo sepa, en ese caso es una información que no es necesario comunicar. Pero si el otro de todas formas lo va a saber, entonces mejor se lo comunicas con la verdad.

En el caso de comunicar la muerte de un padre a su hijo, empezaremos por decir que hay algo que es la verdad. No tiene mucha importancia si para abandonar este vestido la persona tuvo un infarto, tuvo un accidente, fue víctima de un sicario o si se suicidó… no respetar la experiencia tiene mucha importancia eso, la verdad es otra, la verdad es que ya ese vestido fue devuelto al sastre, es decir, a la tierra.

Eso es lo que vamos a comunicar, entonces le diríamos al niño: tu padre ha cambiado de estado y de nivel a uno mejor a aquel en el cual estaba antes, tú no tienes por qué preocuparte de eso porque con respecto a ti, siempre tendrás lo necesario para desarrollar tu vida y tu experiencia, y cumplir lo que viniste a cumplir. Solamente me gustaría que comprendas que tu padre ha trascendido a otra dimensión, que ya no necesita más estar aquí, que ya cumplió lo que estaba haciendo en este lugar, que ya terminó su función aquí con nosotros y que ha dejado cosas maravillosas para que nosotros sigamos disfrutando. Esa es la verdad, no tienes que decirle cómo sucedió eso.

En la medida en que el niño crece él quisiera indagar la forma como el personaje en cuestión perdió el vestido, le explicarás que no hay ningún drama; ni en un suicidio, ni en un infarto, ni en una persona que murió en un accidente, ni en una persona que fue víctima de cualquier agresor… en eso no hay ningún drama en ninguna de las cuatro situaciones, pero eso se lo explicarás oportunamente, no al niño de 3 años.

Vamos a decir que a un niño pequeño se le dice la verdad: ya no está más físicamente la persona y eso es maravilloso. En la medida en que el niño crezca, (si pregunta), entonces le vamos a explicar que cualquier forma de los cuatro eventos que pueden suceder para que una persona deje su vestido, todas son válidas para el universo, no hay una mejor o inferior a otra. No hay ninguna diferencia para dejar el cuerpo que a la persona le dé un derrame cerebral, un infarto, o que lo atraquen y que el atracador lo mate, que se muera en un accidente porque se estrelló o que se suicide… no hay ninguna diferencia en eso, porque el evento es igual. Lo otro no son nada más que las interpretaciones que nuestra mente hace del bien y el mal.

Está bien que se muera de un infarto, eso está perfecto… pero no está bien que se mate en un accidente… es igual de bueno lo uno respetar la experiencia que lo otro, lo que pasa es que tenemos una cantidad de conceptos de bien y de mal; lo que está bien y lo que está mal… ese es el problema, el hecho es igual. Se le cumplió su tiempo por cualquier razón, la forma como sale no importa, lo que importa es que se le cumplió su tiempo.

Con los adolescentes, la verdad que tú le vas a decir, es totalmente diferente que la que le puedas decir a una persona que lleva un trabajo de desarrollo espiritual para comprender el origen de la vida. El suceso puede ser igual, la verdad es correspondiente con quién la escucha, porque no estamos narrando el hecho, sino diciendo la verdad. Si tú le dices a un grupo de adolescentes que están en rebeldía y hacen rechazo de la vida que el suicidio es maravilloso, se te suicidan todos. No es el propósito, a ellos tienes que hablarles de otra cosa: del valor de la vida, del valor de la experiencia, de lo hermoso que es aprovechar cada instante que vivimos… eso será lo que tienes que decirles a ellos.

Volviendo con el tema del suicidio, ¿al que se suicida ese día le correspondía morir? La decisión que toma una persona es respetada por el universo. Te aseguro que cuando una persona muere de un infarto, también había decidido eso, lo que pasa es que no lo tenía conscientemente decidido, porque también hace parte de sus procesos de experiencia de vida y era correspondiente con eso.

Es importante para nosotros que nos saquemos de la mente la connotación de bueno o malo. Dejar el cuerpo no es algo bueno, ni malo, es algo que en algún momento será inevitable y cumple unos ciclos necesarios, cómo suceda no tiene mayor importancia, estamos buscando hablar de la verdad; mientras yo hable de lo bueno y de lo malo, no hablo de la verdad.

Estábamos hablando de las técnicas de maestría que llamamos respetando las experiencias de vida de todos los seres a nuestro alrededor. Independientemente de las características de cada uno de ellos, necesitamos respetarlos profundamente. Cuando se trata de respetar el amor nosotros los seres humanos, inevitablemente estamos compartiendo con seres de diferentes niveles de desarrollo de conciencia. Algunos tiene mayor desarrollo que nosotros y otros tienen menor desarrollo que nosotros.

Relacionarnos con los seres que tienen mayor desarrollo no trae ningún problema, porque el mérito no será nuestro, sino de aquellos que están por encima de nosotros. Nuestro trabajo de amor consiste en aprender a relacionarnos armónicamente con los seres que tienen un menor desarrollo comprensivo del que nosotros podamos tener en este instante, porque ahí el mérito será nuestro. Para hacer este trabajo necesitamos utilizar técnicas de maestría.

Las técnicas de maestría están sustentadas en una base muy sencilla, en una frase que nos dijo el maestro Jesús: “LA VERDAD OS HARÁ LIBRES”. Por supuesto que necesitamos tener una clara comprensión del significado de la verdad. Cuando se trata de relaciones, cuando se trata de comunicarnos, la idea es comunicarnos siempre con la verdad.

Mientras no tenemos muy claramente definida la verdad, posiblemente en lugar de decir la verdad lo que hacemos es narrar un hecho, un suceso, y creemos (suponemos) que esa es la verdad. Ya henos visto que la verdad no es eso, la verdad es la comprensión profunda de todo cuanto sucede en el universo, comprendiendo que todo cuanto sucede tiene un principio de amor, un principio de verdad, y que la verdad tiene una característica mediante la cual puede reconocerse: la verdad siempre deja paz, siempre deja armonía, siempre produce un mejoramiento y siempre va a producir un estado totalmente satisfactorio. Si ese no es el resultado, no estamos hablando con la verdad.

¿De qué otra manera podría la verdad liberarnos?, (si no tuviera esa característica del amor). Cuando nosotros confundimos la verdad con la realidad, cometemos un error bastante grave, porque no es la realidad la que nos libera del sufrimiento. La realidad es un hecho respetar la experiencia cualquiera, es un suceso neutro, esa no es la verdad; los sucesos simplemente son hechos. Lo que yo pueda comprender de esto, esa es la verdad. Si lo interpreto de una manera equivocada, ese mismo hecho lo estoy interpretando desde la falsedad, por eso la técnica de comunicación, que llamamos maestría, es una técnica sustentada en la verdad. Espero que esto esté clarísimo.

Ya habíamos hablado de cómo se informa con sabiduría, es decir, cómo se informa con la verdad acerca de las decisiones que yo tomo, de situaciones que son de índole totalmente personal, de circunstancias que pueden ser difíciles para mí o para otras personas y de sucesos que normalmente puedan ser desagradables. Dijimos que había que informar no el suceso, sino sencillamente la comprensión de amor que se deriva del suceso en sí mismo. Eso sería lo que habría que informar.

Vamos a decir algo con respecto a este ejercicio: los sucesos y las experiencias que vivimos cada uno de nosotros son reales. Recordemos que la realidad es algo que sucede en todas las dimensiones del universo. Tanto lo que sucede en la 3ª dimensión como lo que sucede en las dimensiones no físicas es real, REAL ES EL LUGAR PRESENTE DONDE YO PUEDO ACTUAR (en cualquier dimensión), eso es real, pero la verdad es otra cosa. La verdad es lo que representa el suceso como un propósito de amor para mi comprensión. Por eso podemos decir que LA VERDAD ES LA COMPRENSIÓN DEL SUCESO Y DE LA EXPERIENCIA QUE VIVIMOS cada uno de los seres humanos en cualquier dimensión.

Si alguien está frente a una dificultad, el hecho real es que tiene una dificultad (algo que él no sabe inmediatamente cómo resolver) eso es lo real, pero la verdad es que está frente a una extraordinaria oportunidad para su desarrollo de conciencia, para el desarrollo de una habilidad superior y de una herramienta de satisfacción y mejoramiento para su vida. Esa es la verdad, la realidad es respetar la experiencia que el suceso es difícil, ¿te das cuenta de la diferencia?

La ignorancia es la no comprensión del suceso, ni de la experiencia. Cuando yo miro una situación desde la ignorancia lo que hago es quejarme de ella, entonces la veo como una desgracia, la veo como un drama, la veo como un problema, la veo como algo indeseable. Por supuesto ahí no lo estoy viendo desde la verdad, lo estoy mirando desde la ignorancia, es decir, desde la falsedad. Está claro ¿verdad?

Las dificultades son precisamente las oportunidades más extraordinarias que tenemos los seres humanos para poder crecer espiritualmente. Crecer espiritualmente significa liberarnos total y definitivamente de las limitaciones mentales, humanas y físicas y para tender a niveles superiores que llamamos los niveles de los maestros. Esa es la oportunidad que hay en las dificultades. Si no tuviéramos dificultades y retos, no podríamos acercarnos al Padre, porque no aprenderíamos lo necesario para eso.

Es la razón por la cual los maestros siempre nos van a decir algo: “AGRADECE PROFUNDAMENTE LAS DIFICULTADES QUE LA VIDA TE PRESENTA” (si las miras desde la verdad). Cuando nos enseñaron el agradecimiento nos dijeron: agradece todo lo que la vida te da y dale gracias a Dios por todo lo que tienes. En realidad diríamos que esto es un poco diferente: dale gracias a Dios por las dificultades y valora lo que tienes, porque lo que tienes es indispensable para poder vivir tu experiencia. Si valoro lo que tengo y agradezco las dificultades, ¿qué me queda? me queda la verdad, porque no tengo ningún motivo para sufrir, ni para quejarme de nada, absolutamente de nada.

Podemos decir que sin excepción, todos los seres del universo (los humanos que somos los que ya podemos razonar) tenemos lo necesario para ser felices, que no existe una sola persona en ningún lugar del universo que no tenga lo necesario para ser feliz. Lo que es muy poco común (es muy escaso) es encontrar personas capaces de ser felices con lo que tienen. Es decir, la circunstancia para ser feliz si existe, lo que no hemos desarrollado es la capacidad de ser felices nosotros con eso que está presente.respetar la experiencia

Esa es nuestra eterna y triste queja humana. Aspiramos a salir de ella, porque mientras no salimos de la queja estamos comunicando la falsedad que es lo mismo que comunicar la mentira, eso no es cierto; lo real es otra cosa, la verdad es otra cosa. Te estoy invitando a comunicarte. Comunicarte es una técnica que requiere sabiduría, que requiere maestría. Si decimos: comunícate siempre con la verdad, ¿qué estamos diciendo?, ¿eso qué significa?

Las dificultades son oportunidades, pero si yo como ser humano, frente a mis relaciones con los demás seres humanos, aspiro a comunicarme con la verdad, ¿qué significa?, ¿cómo lo haría? necesito expresar la comprensión de amor. Es decir, poder comprender el amor que hay detrás de cada suceso.

Cuando planteamos ya el punto de maestría: descubrir el propósito de amor que hay detrás de una masacre (ese es el punto más alto de comprensión), entonces las personas dicen: ¿cómo puede haber amor detrás de una masacre?, si lo hay. Lo que sucede es que por eso hemos estado trabajando el proceso de comprender la diferencia entre la vida y la muerte, por eso trabajamos toda la entrada de la muerte no es el final, de darnos cuenta de que la muerte no existe. Nuestra mente desde la ignorancia arma un drama de algo que simplemente es un evento maravilloso, así de simple. Arma un drama porque armamos drama de todo por la ignorancia. Mientras nosotros no podamos comprender que la muerte no es ningún drama, sino un evento maravilloso, no puedo ver el principio de amor, el propósito de amor, detrás de una masacre.

Ya hemos aprendido en el blog que no es posible quitarle la vida a alguien, porque la vida es algo eterno, la vida es inmortal, la vida es una chispa de Dios que entra y sale constantemente. Tú no le puedes quitar la vida a ningún ser. Lo irrespetas (es falta de respeto) al quitarle el cuerpo o interrumpir o interferir las experiencias que cada uno de nosotros está viviendo y que corresponden con su diseño pedagógico del destino. Eso es falta de respeto, la falta de respeto es falta de amor, falta de sabiduría, pero no es un drama, no es algo que sea un conflicto para el espíritu, solamente lo es para nuestras creencias.

Supongamos que no fue una masacre, supongamos que fue un evento natural: vino un terremoto, vino un tsunami,  vino una inundación… y se llevó tales personas; ¿eso es un drama? es un drama para el ignorante, es un drama para la falsedad… pero para los maestros es un evento extraordinario porque un cierto número de personas acaban de devolver a la naturaleza algo que ella les respetar la experiencia había prestado: el vestido. Un cierto número de espíritus acaban de entrar a un proceso de evaluación de su desarrollo de conciencia; hecha esa evaluación esas personas serán totalmente renovadas en cuerpo y en personalidad, y tendrán un nuevo cuerpo joven, nuevo, en una nueva experiencia de destino superior a la anterior puesto que cualquier proceso que yo haya aprendido (por pequeño que sea) va a suponer cada vez menos destino.

Podemos asegurar que cuando una persona sale del cuerpo y su conciencia retorna nuevamente a un cuerpo, su experiencia es mejor que la anterior, porque tiene menos destino. Entonces, ¿dónde está el drama?, ¿cuál es el problema? que ese drama (para nosotros en nuestra ignorancia) haya sido provocado por un evento de la naturaleza, o por una acción ignorante del hombre frente a las personas que entran a evaluación, ¿cuál es la diferencia? ninguna, todos los procesos son necesarios para el aprendizaje.

Siempre hay menos destino, es inevitable que haya menos destino porque esto es algo muy sencillo: todos nosotros estamos recorriendo un camino que se llama EL CAMINO DE LA EVOLUCIÓN. Nuestra conciencia inicialmente es un archivo que está inocente, es decir, no tiene información. Cuando llega al punto de máxima condensación y comienza su ascenso hacia Dios (que es la sabiduría) este archivo comienza a llenarse de sabiduría, de amor, de verdad, de reconocimiento de la ley del universo… a eso le llamamos el proceso de la evolución.

Este camino para nuestra forma de medir el tiempo es larguísimo, para Dios es instantáneo, porque está en la dimensión “0”, pero para nuestra forma humana es un camino de unos cuantos billones de años. Al final del camino la conciencia estará totalmente llena de información de amor. Entonces, ¿por qué decimos que cada experiencia posterior siempre será mejor que la anterior? por una razón muy sencilla: en un punto cualquiera del camino (supongan que cualquiera de nosotros está en ese punto del camino) lo que hay en adelante se llama destino, es decir, lo que falta por conocer de ese camino. Lo que hay de aquí para atrás (lo que la persona ya ha recorrido) se llama misión.respetar la experiencia

En una experiencia (así sea un solo paso que tú des, un solo paso de comprensión) avanzaste un poquitín en el camino, pero eso significa que tienes un poquito menos de destino y un poquito más de misión. Por eso cada vez el destino será menos por trascender y la experiencia será mejor. Entonces, ¿cuál es el problema con dejar el cuerpo que nos prestaron? eso no es ningún drama.

¿Cómo hago para ver un proceso de amor detrás de cualquier situación, por dura que nos parezca? necesito verla con la verdad:

  1. No se puede perder la vida.
  2. Toda experiencia es una oportunidad para el desarrollo de la conciencia de amor.

Lo que necesitamos romper son unas restricciones mentales, tenemos gran cantidad de restricciones y limitaciones mentales de tipo cultural que necesitamos romperlas si queremos comprender el significado de la verdad. Este es unos de los propósitos en la Consulta de Psicoterapia con los clientes, transcender estas limitaciones. Eso es lo que estamos trabajando, te estoy invitando a ser feliz.

Por supuesto todos, sin excepción, hemos pasado por situaciones de estar inmersos en profundos estados de ignorancia. Vamos avanzando a través de eso y vamos saliendo. Eso no es bueno, ni malo, son puntos en el camino, como cualquier otro.

Volviendo a nuestro proceso de la verdad y las técnicas de maestría, espero que ya esto nos quedara clarísimo. Lo que falta de ahora en adelante es ENTRENAMIENTO. Te estoy invitando a que tú anotes ¿para ti qué cosa sería la más difícil en la que ver un propósito de amor? Por ejemplo, alguien que dijera: cómo ver un propósito de amor en una violación, en una tortura… anota eso porque si logras ese punto habrás trascendido toda la falsedad de tu interior.

¿Cómo hago para ver un propósito de amor en la situación que tú consideres la más difícil para ti? porque ese es nuestro problema humano, ese no es un problema de los maestros, ni es un problema de Dios, es un problema nuestro. A un maestro tú le cuentas un drama y para el maestro eso es una historia rosa, ¿por qué? porque el maestro está viendo que detrás de eso que yo llamo “drama” lo único que hay es una experiencia supremamente enriquecedora, valiosa, que tiene un propósito de acercamiento al Padre; respetar la experiencia eso es lo que el maestro está viendo.

Por supuesto él no ve un drama ahí, por eso la historia de un discípulo que le dice a un maestro: ¡maestro! por favor ayúdeme, tengo un gran problema que resolver, ayúdeme a resolverlo… y el maestro le responde: por favor, tú primero dime qué cosa es un problema. Porque para los maestros no hay problemas. Entonces el discípulo empieza a decirle cual es el problema y el maestro dice: ¡ahhh ya comprendo!, tú lo que me estás preguntando es cómo haces para resolver una oportunidad que no sabes cómo aprovechar, o una situación… eso no es problema, es oportunidad. Por esta razón, mientras yo vea problemas, no estoy hablando ni mirando la vida con la verdad.

¿Cuál de las dos te parece que es la de maestría?

  1. Narro el hecho tal cual sucede.
  2. Comunico la verdad acerca de la realidad. Es decir, doy la información que el otro puede manejar y comprender acerca del hecho.

Date cuenta de que narrar un hecho tal cual sucede es la expresión típica de la falsedad, es la expresión típica de la ignorancia y a eso nosotros lo llamamos decir la verdad. ¿Te das cuenta de lo lejos que estamos de la verdad? recuerda la frase del maestro Jesús: la verdad os hará libres. Cuando yo le narro a una persona un hecho real y ese hecho es tan inmanejable para él que termina hasta suicidándose, ¿esa verdad lo liberó? no, lo que hizo fue confundirlo de una manera tal que el personaje se suicidó. Yo digo: ¡pero si yo le dije la verdad! No le dijiste ninguna verdad.

Tú necesitas adecuar la información a lo que la persona puede entender. Entonces, depende de qué es lo que la persona entiende. respetar la experiencia Vamos a suponer que el que está con cáncer y es un paciente terminal es una persona que tiene su mente totalmente abierta. A esa persona yo le diría: mira, te voy a sugerir que aproveches una extraordinaria oportunidad que tienes para que al abandonar la experiencia actual y devolverle este vestido a la naturaleza que te lo prestó, te lleves algo supremamente enriquecedor para tu próximo destino (si está con la mente abierta). Le diría eso y le explicaría de qué se trata el aprovechamiento.

Si es una persona que está llena de miedos, de temores, que tiene miedo de Dios, que tiene miedo del infierno… entonces no le diría eso. Le diría: mira, tú sabes que lo único que tenemos seguro es la muerte (eso es lo que él entiende) y como todos somos seres mortales, la muerte solo es cuestión de tiempo, todos vamos a morir. Lo que te está pasando a ti no es algo diferente a lo que me pasará a mí o a todos los demás seres humanos… la idea es que entremos en paz, en tranquilidad y en arrepentimiento porque aquél que se arrepiente en el último momento estará a salvo. Le estoy hablando a sus creencias. Esa es la verdad para él. Le estoy hablando a sus creencias y voy a permitir que la persona entre en un estado de tranquilidad diciéndole: arrepiéntete de tus pecados para que puedas ser salvo, porque de todas maneras vas a morir. Esas son sus creencias.

Si es otra persona le digo: tú no vas a morir porque eres inmortal. Depende, depende de a quién le hables tendrás que adecuar la información, es decir, no le puedes dar la misma información a todo el mundo, porque eso no es sabio.

La técnica de maestría es sencilla, requiere sabiduría, por eso a penas te estoy diciendo de qué se trata, ya lo demás es que en la medida que tengamos más sabiduría la utilizaremos mejor. Utilízala hasta donde puedas. Necesito adecuar la información para cada persona, no puedo usar la misma información para todas las personas. La información de la verdad no puede ser generalizada porque las mentalidades son muy diferentes las unas a las otras, necesito decirle a cada persona aquello que lo pueda liberar en la mayor medida posible del sufrimiento, porque la verdad los liberará. Depende de lo que la persona cree o sabe, asimismo necesito informarle de algo que le ayude a liberarse del miedo, de la angustia… que es lo que estamos buscando; ayudarle a esa persona.

respetar la experiencia Como el cura que lo llaman a confesar a un condenado a muerte, entonces el cura entra a la celda y después de 2 horas de charla convence al personaje de que morir va a ser algo extraordinario. El personaje queda totalmente convencido de que es algo maravilloso que lo fusilen dentro de media hora, y le dice al cura: padre, no sabe cuánto le agradezco, me ha abierto una ventana grandísima y maravillosa. Me gustaría hacerle una propuesta; como la muerte es algo tan maravilloso, ¿Ud. por qué no se pone en mi vestido y hace que lo fusilen a Ud. y yo salgo libre?

Ayudar a las personas a tener más tranquilidad frente a una situación cualquiera, adecuando la información a lo que ellos pueden entender, es lo que se llaman una técnica de amor o de maestría. Tendrás que evaluar qué sabe o qué cree esa persona para poderle dar información. Eso es lo que hace una persona con sabiduría. Por eso en Consulta de Psicoterapia hago algunas preguntas primero para orientarme de qué sabe o que cree la persona, para poderle servir.

La sabiduría no es algo que puede estudiarse, es algo que se practica y se deriva de nuestra experiencia. Por esa razón las técnicas de maestría requieren sabiduría y por lo mismo solamente pueden ser aplicadas en la medida en que vamos adquiriendo sabiduría. No te estoy pidiendo que te comportes como maestro, porque ninguno de nosotros aquí somos maestros, pero sí hasta donde hayas entendido, inténtalo para empezar a practicar.

Hay dos propósitos en estas técnicas de maestría que están regidas por las leyes del universo.

  1. El propósito de la ley de evolución: es muy simple, el aprendizaje a través de la confrontación. Esa es la ley de evolución, tú necesitas aprender a tener paciencia… pues te vamos a colocar una lesión en el pie. Tú necesitas aprender a aceptar… pues te vamos a colocar a convivir con un agresivo… tú necesitas aprender a tener serenidad en tu interior, te vamos a colocar en una experiencia donde todo a tú alrededor es caótico… esa es la ley de evolución: confrontación directa para que yo aprenda.respetar la experiencia

Detrás de la ley de evolución hay un maravilloso y un extraordinario propósito de amor, pero no es agradable. Tenemos que entender bien que el propósito de amor no tiene porqué ser agradable; tú vas al dentista, al médico, al cirujano… y él tiene un propósito de amor hacia ti, pero no es agradable para ti que te metan cuchillo… pero, ¿hay un propósito de amor o no? claro que lo hay.

Fíjate que aquí es fácil de identificar: tú le das las gracias al médico, le das las gracias al odontólogo, le das las gracias al psicólogo… aun cuando te hayan producido dolor, aun cuando te hayan hecho llorar, aun cuando te hayas sentido incómodo… le das las gracias y de verdad que te sientes agradecido porque reconoces que ellos te hicieron un favor y te prestaron un servicio. ¿Te dolió? claro que te dolió, pero te prestaron un servicio valioso.

Esa es la ley de evolución: el propósito de amor detrás de la ley de evolución es el mismo propósito que tiene el médico, el odontólogo o el psicólogo… que sabe que al paciente le va a doler. El médico te dice: esta cura te va a doler, pero es necesaria para que te recuperes.

Esto es lo que hace la ley de evolución: mira hijo, esta experiencia te va a doler, pero es necesaria para que te desarrolles espiritualmente y te sanes totalmente, esa es la ley de evolución. Por eso detrás de todo suceso hay un propósito de amor. ¿Ahora ya empiezan a entender más claro? entonces no juzguemos los propósitos, porque son de amor.

  1. El propósito de la ley superior de amor: ese propósito se da a través de liberación, paz, armonía y felicidad, no de confrontación.

respetar la experiencia Ambos propósitos son de amor; uno es cuando estoy en estado de ignorancia, confrontación. El otro es cuando estoy ya en un mayor nivel de comprensión: liberación, paz, armonía y felicidad. Esto es con la comprensión de la verdad, el otro es con el enfrentamiento de lo que no comprendo. Ambos son indispensables e inevitables.

¿Cómo se dan esos dos propósitos en una forma muy simple?

  • La ley de evolución aprovecha la ignorancia para confrontar, es decir, ¿qué hace la ley de evolución? toma a las personas que podemos estar en un estado de ignorancia y nos coloca a convivir con aquellos a quienes necesitamos confrontar. Aunque Ud. es suficientemente agradecido, culpa, agrede, está lleno de rencores y de resentimientos… Ud. es la persona perfecta para convivir con fulan@ para que le enseñe a través de la confrontación. Persona perfecta para la ley de evolución.
  • La ley de amor aprovecha la sabiduría para enseñar, porque no puedo enseñar la verdad a través de un ignorante.

Con mucha frecuencia hemos hablado de los ignorantes de turno; cuando tú necesitas confrontar a alguien (suponte que tú eres el director, el superior) y ves la necesidad de confrontar a alguien para que él pueda, a través de esa confrontación, medir sus propias limitaciones (porque así será como las vamos a medir), ¿a quién buscas para eso?, ¿a quién buscas para confrontar a alguien? Necesitas alguien que confronte a otro (tú no lo vas a hacer porque tú eres el director, estás por encima de esos dos). Buscas a una persona suficientemente ignorante para confrontar al otro y ahí hay un propósito de amor; un ignorante más ignorante que el otro que será el que confronte, porque el que es menos ignorante no confronta, el más ignorante es el que más confronta.

Esto es necesario, es un propósito de amor, es aprovechado por la sabiduría del universo. Ahora supongamos lo contrario: una persona ya no necesita ser confrontada, necesita encontrar a alguien que le hable con la verdad, no que le hable con la falsedad disfrazada de verdad, sino con la verdad verdadera; entonces, ¿a quién busca? a una persona con sabiduría. Pero para que tú busques a la persona con sabiduría, es porque el otro (quién va a recibir la información) ya se ha hecho correspondiente.respetar la experiencia

Entonces, vuelve a verificarse la frase: «cuando el discípulo está listo, aparece el maestro». Si el discípulo no está listo aparece el ignorante de turno que lo confronta, que le muestra sus limitaciones, que le agrede, que lo pincha todo el día…. ¿está claro?

Cuando alguien recibe una información que no maneja, esa información puede producirle estos efectos: miedos, traumas, agresión, ira, inseguridad interior, rebeldía, rechazo, sufrimiento, depresión, etc. ¿a ti te parece que producir eso sería un propósito de amor?, ¿Tú crees que una persona con amor, con algún nivel de sabiduría, le daría a alguien una información que le lleve a entrar en ese tipo de estados psicológicos negativos? aun cuando esa información fuera el hecho real… ¿lo haría? no lo haría.

Esto es muy sencillo: nosotros hemos llamado verdad a la realidad. Narrar la realidad (que es lo que llamamos la verdad) es una cosa y hablar con la verdad es otra, por eso un propósito de amor jamás será causarles problemas a los demás, sino precisamente minimizarle los problemas, si es posible, quitarle totalmente el miedo y la angustia ante una situación (si es posible hacerlo). Ese es el propósito de amor y no otro. Espero que esté claro.

Tómate 2 o 3 minutos para buscarle respuestas a unas preguntas sencillas. Tenemos cuatros situaciones diferentes para que tú evalúes. Yo quiero saber si estos personajes cuando dicen algo, dicen una verdad o dicen una mentira. Quiero saber qué es lo que dicen. Imagínate las siguientes situaciones:

  • El médico que le receta un placebo a su paciente. Para las personas que no saben, placebo significa un producto totalmente inocuo, que no tiene ningún efecto físico, es decir, tomo una pastilla de talco con azúcar y le digo: este es el medicamento que te curará el cáncer. Eso se llama un placebo. Entonces, el médico que receta un placebo, ¿qué le dice a su paciente, verdad o respetar la experiencia mentira?
  • El abogado que defiende a una persona que el abogado sabe que es inocente pero los demás creen que es culpable. ¿Ese abogado qué le diría al jurado, verdad o mentira?
  • El padre de un niño frente a su mascota muerta, ¿qué le diría a ese niño? Ve al niño sufriendo profundamente porque su querida mascota ha muerto, ¿qué le diría ese padre a ese niño, verdad o mentira?
  • El psicólogo a un paciente con profundo sentimiento de culpa, ¿qué le diría el psicólogo, verdad o mentira?

– Placebo: fijémonos bien: la realidad es una cosa y la verdad es otra; ¿cuál es la realidad? esto es una pastilla de talco, ¿cuál es la verdad? el efecto psicológico de esa pastilla, no por la pastilla, sino por lo que el médico le dice, puede ser tan poderoso que sea capaz de curar al paciente. ¿Tú te das cuenta de que la verdad es una cosa y la realidad es otra? radicalmente diferentes.

– El abogado donde todo el mundo pensaba que el personaje era totalmente culpable, todas las pruebas estaban en su contra, lo inculpaban directamente… pero el abogado sabía que el hombre era inocente. Para poderlo sacar libre ¿qué hizo? Fíjate bien: no tenía como aportar pruebas, todos los hechos parecían indicar que era culpable, el único que sabía que era inocente era el abogado (los demás estaban todos convencidos de que era culpable). ¿Qué hizo el abogado para poderlo sacar libre? tuvo que inventar algo que fuera totalmente lógico para el jurado. Lógico para el jurado (no que fuera lógico para él porque para él ya era lógico) sino que fuera lógico para el jurado que creía que era culpable… lo que tuvo que decir fue una verdad, pero no narrar un hecho. Lo que no hizo fue narrar un hecho, porque el hecho inculpaba a su cliente, lo que hizo fue decir una verdad. Lo mismo que hizo el médico.

Ahora para terminar vamos a decir exactamente qué es mentira ignorante, porque también la hay. Nosotros estamos hablando de técnicas de maestría. La técnica de maestría no puede ser utilizada por un ignorante, porque la técnica de maestría requiere un cierto nivel de sabiduría. Cuando el ignorante va a usar una técnica de maestría lo que hace es decir una mentira. Por eso estamos buscando hablar con sabiduría, hablar con la verdad.respetar la experiencia

– ¿Qué encontraste que le diría el padre del niño frente a su mascota muerta? Lo que le dijo fue una verdad para el niño. EL niño está sufriendo y entonces el padre le dice: mira hijo, tu perrito que ha muerto va a volver a vivir y mañana ese perrito estará nuevamente contigo. Y él va y le compra otro perro de la misma raza y viene y le dice: tu perrito ha regresado. El efecto que causa es una liberación. ¿Una liberación de qué? liberación del sufrimiento, de la angustia, de la culpa, de la enfermedad, del castigo… cualquier cosa que sea liberación está asociada con la verdad.

Fíjate que todos estos personajes produjeron una liberación. El psicólogo también. El médico produjo una liberación de la enfermedad en el paciente, el abogado produjo una liberación de su cliente, el padre produjo una liberación de su hijo frente al hecho y el psicólogo produjo una liberación de la culpa de su paciente. Todos hablaron con la verdad (con sabiduría, que esa es la verdad).

Vamos a decirle la verdad al paciente terminal. El médico según su evaluación considera que el paciente tiene 6 meses de vida científicamente calculado, pero le vamos a decir la verdad al paciente: mire señor, la vida no es algo que determinamos los seres humanos (es la verdad), la vida es algo que es un don divino, entra y sale constantemente de la materia, y para el universo no existe la palabra imposible. Desde la ciencia humana nosotros tenemos limitaciones porque todavía no hemos acabado de descubrir los principios del universo, pero para el universo no hay limitaciones y la vida no depende de nosotros. Por lo tanto, Ud. podría sanarse totalmente como bien podría no hacerlo, pero yo no puedo decirle ni cuándo puede suceder eso, ni cuál de los dos eventos va a suceder, pero cuente conmigo para que yo lo apoye con lo mejor que yo sé, desde la ciencia que manejo.

Te aseguro que es algo demasiado tentativo decirle a una persona que se va a morir. Te aseguro que no es fácil saber eso, ¿por qué razón? porque resulta que el universo está regido por fuerzas muy superiores. Entonces, ¿cómo puedo yo decirle y asegurarle a una persona que se va a morir? si yo no lo sé… podría evaluar que está enfermo o grave… pero que se va a morir o no, no lo sé; puede ser que no se muera, puede ser que tenga una vida muy larga a partir de ese momento… y puede llegar alguien sanísimo, que no tiene respetar la experiencia la más mínima enfermedad, y sale a la esquina y se muere. Yo no puedo asegurar eso.

Para concluir esta entrada, espero que haya quedado suficientemente claro de qué se trata. Lo que sigue a esta entrada es que tú entrenes en la práctica y en la sabiduría para comunicar verdad. Comunicar la realidad no es comunicar la verdad, son dos cosas totalmente diferentes y el propósito de esta entrada es que tú pudieras verificar esa profunda diferencia. Espero que lo hayamos logrado.

Para concluir, ¿cómo harías para relacionarte armónicamente con personas de menor nivel de comprensión que la tuya? Eso significa comunicar con técnicas de maestría, ceder, hacer acuerdos. Usar técnicas de maestría para todo con personas que tienen menor nivel de comprensión. Para relacionarte con personas que tienen mayor nivel de comprensión, no tienes que hacer nada de eso, porque ellos lo harán por ti. Lo importante es: ceder y hacer acuerdos.

O sea, tienes que hablarle a la persona con una información que para la mente de él (en el estado en que se encuentre) sea lógico lo que le digas. Si tú estás hablando con una persona eminentemente científica, necesitas hablarle de una manera. Si estás hablando con una persona eminentemente religiosa, necesitas hablarle de otra manera. Si estás hablando con una persona que tiene una cierta creencia, tienes que adaptarte a la creencia que él tiene para poderle servir, o no le puedes servir. Necesito ponerme en sintonía con él.

Y esa es la verdad. Resumida en unas frases muy sencillas: La técnica de maestría es respetar las experiencias de los demás y apoyarlos con información de amor (información de amor significa la que ellos pueden manejar, la que es lógica para la mente de cada quién) sin permitir que ellos se sientan mal contigo. Si tú lograste que se sintieran mal contigo, faltó técnica de comunicación. La información que diste no fue comprensible para la otra persona.

Pincha en la siguiente imagen para ver el vídeo: